sábado, 13 de junio de 2015

Ofrenda a la tormenta, Dolores Redondo

Hace dos años que leí la primera entrega de la trilogía ambientada en el valle del Batzán, El guardián invisible, de Dolores Redondo, de la que me gustó la intención de la autora de mezclar la mitología navarra con la novela policíaca. Unos meses más tarde le siguió Legado en los huesos, entrega que continúa en la misma línea. (Ambos están reseñados y, si os interesa, podéis leer mis impresiones sobre ellos aquí y aquí). Y hace unas semanas, con la pretensión por mi parte de cerrar la trilogía, le llegó el turno a Ofrenda a la tormenta.
He tardado en escribir la reseña por dos razones. La primera es la falta de tiempo y la segunda es que terminé la novela con sentimientos encontrados y pensé que debía dejarla reposar a ver cuáles prevalecían.



Sinopsis:

Ha pasado ya un mes desde que la inspectora de la Policía Foral recuperó a su hijo y pudo detener a Berasategui. Pero a pesar de que tanto la Guardia Civil como el juez Markina dan por muerta a Rosario, Amaia siente que no está libre de peligro, un desasosiego que sólo Jonan comprende.
La muerte súbita de una niña en Elizondo resulta sospechosa: el bebé tiene unas marcas rojizas en el rostro que indican que ha habido presión digital, y además, su padre intenta llevarse el cadáver. La bisabuela de la pequeña sostiene que la tragedia es obra de Inguma, el demonio que inmoviliza a los durmientes, se bebe su aliento y les arrebata la vida durante el sueño. Pero serán los análisis forenses del doctor San Martín los que convencen a Amaia
Salazar de investigar otras muertes de bebés, que pronto revelarán un rastro inaudito en el valle.
Berasategui muere, entonces, inexplicablemente en su celda, lo que despliega una trepidante
investigación que llevará a Amaia al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle de Baztán.
Y mientras, desde el bosque, una impresionante tormenta llega para sepultar la verdad más demoledora.


Mi lectura:

Como os decía al principio Ofrenda a la tormenta es la tercera entrega de la trilogía del Batzán. Según la RAE una trilogía es un "conjunto de tres obras literarias de un autor que constituyen una unidad". Y mi primer enfado con la novela es el mosqueo que me entra al terminarla y ver que quedan algunos cabos sueltos, no muchos, pero sí los suficientes para tener de lo que tirar en el futuro.
Para confirmar mis sospechas en mayo leo una entrevista concedida por la autora al periódico La Nueva España en la que nos dice lo siguiente: "Necesitaba contar otras historias, pero cuando acabe la novela que estoy escribiendo volveré con Amaia Elizondo". Y yo, inocente de mí, me enfado. ¿Para qué vamos a estrujarnos las neuronas? Si esto funciona exprimámoslo más.

Estoy algo dispersa hoy y he empezado la casa por el tejado y la reseña por el final. A ver si consigo enderecharlo un poco.

Os pongo en antecedentes porque, y aquí sí seguimos al pie de la letra el concepto de trilogía, las tres novelas son un todo y sin leer las anteriores difícilmente seguiremos el hilo de ésta. Si habéis leído la sinopsis os habréis dado cuenta de que todo son referencias a personajes presentados en entregas previas. Aún habiéndolas leído había momentos en los que tenía que pararme para situar algún hecho o personaje porque me hacía un lío.

Amaia Salazar nació en Elizondo, en el valle del Batzán. Actualmente vive en Pamplona con su marido James, escultor norteamericano. Su infancia no fue precisamente feliz ya que creció aterrorizada por su madre. Tiene dos hermanas, con quienes mantiene relaciones dispares, y una tía, que lee el tarot. Buscaba un embarazo y al mismo tiempo le daba miedo la idea de la maternidad pero finalmente lo consigue y tiene un hijo.
En el plano profesional es la primera mujer en llegar a inspectora de homicidios de la Policía Foral. Si a su llegada tuvo que superar algunos prejuicios ahora es respetada y valorada en su trabajo.
Desde la primera entrega los planos personal y laboral de Amaia están entretejidos utilizando como nexo la mitología navarra y a su madre como elemento oscuro. En este sentido los asesinatos que deberá resolver tienen referencias a algún ser legendario pero no sólo éso sino que va descubriendo que algunos ritos ancestrales siguen llevándose a cabo a su alrededor o con ella como protagonista.

En esta entrega la víctima es un bebé de pocas semanas. Si el suceso es duro de por sí la reciente maternidad de Amaia la hace aún más sensible al caso. La investigación que lleva a cabo le lleva a descubrir que no se trata de un hecho aislado sino que las muertes de bebés han ido produciéndose en la zona desde hace tiempo sin levantar sospechas. Y nuevamente se cruzan en su camino extraños ritos atávicos.

Nuevamente consigue Dolores Redondo recrear una atmósfera misteriosa. Ese valle navarro cerrado, con bosques antiguos que la mitología de la zona puebla de seres fantásticos, carreteras sinuosas y en ocasiones impracticables, que parece permanentemente cubierto por la niebla o la lluvia, se convierte en un personaje más de la historia.

Otro punto fuerte de la trilogía son los personajes, sobre todo los femeninos. Mujeres con personalidades muy marcadas, duras y fuertes. Las relaciones que se establecen entre ellas, las luchas de poder, están muy bien retratadas. Sin embargo me quedé con la impresión de que, después de tres libros, algún detalle se quedaba aún en el aire.

Y hasta aquí os cuento, que no quiero desvelar ninguna intriga de la novela. Lo que sí voy a hacer es retomar el hilo con el que comencé mi opinión y contaros el segundo punto que me desagradó de esta entrega aunque no en profundidad porque, como digo, no quiero estropear la lectura a nadie.
Simplemente diré que una relación de Amaia, no aclaro de qué tipo, rompe, en mi opinión, la coherencia del personaje. Y como este era un rasgo, para mí, fundamental en ella me chafó un poco la lectura.

Resumiendo, en su conjunto, la trilogía me gustó. Salvando algún cabo suelto y asumiendo que no es una novela policíaca de manual es una lectura entretenida con buenas dosis de intriga, unos personajes atractivos y una espectacular ambientación. Eso sí, recomiendo leer las tres entregas por orden y no dejar pasar mucho tiempo entre una y la siguiente.
Si no os gusta el elemento mitológico/sobrenatural o la mezcla de éste con el género policíaco entonces será mejor que busquéis otra novela, que abundan y muy buenas en la literatura nacional.

En este enlace podéis leer el primer capítulo.


Ficha técnica:

Ofrenda a la tormenta
Dolores Redondo
Destino. Colección: Áncora & Delfin
Fecha de publicación: 25/11/2014
544 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-233-4868-8
Presentación: Rústica con solapas
Precio: 18,50 €; ebook: 9,99 €


7 comentarios:

  1. A mí me pasó lo mismo. Esta tercera y supuesta última parte me dejó mal sabor de boca sin que llegara del todo a no gustarme. Y sobre todo fue porque no reconocí a Amaia en todo el libro y siendo el personaje principal es una pena. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es el único que me queda por leer y la verdad es que tengo bastante miedo, porque estoy encontrando opiniones muy dispares... eso de que queden cabos sueltos no me gusta nada... a ver que me ocurre a mí con esta tercera parte.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Es una trilogía que aún no he leído pero en algún momento le daré una oportunidad. Por lo que cuentas, será mejor que no vaya con las expectativas muy altas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que precisamente eso de que no tiene un fuerte caracter como novela negra es lo que a mí más me ha gustado de la trilogía.

    ResponderEliminar
  5. No sé porqué leí la primera parte y disfruté un montón pero me compre las dos siguientes y aún no las he leído. A ver si le pongo remedio.

    ResponderEliminar
  6. Me apetece mucho leer esta trilogía sobre todo por las buenas opiniones que hay, eso si, tendré cuidado con las expectativas que sino...puede que me decepcionen.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Creo que en cuanto a trilogía del baztán si está cerrada, aunque nos volvamos a encontrar con personajes y algún recuerdo de estas novelas en las futuras aventuras de Amaia, porque está claro que volveremos a hablar mucho de ella,
    besucus

    ResponderEliminar