miércoles, 17 de junio de 2015

Adiós, muñeca, Raymond Chandler

Siendo como es la novela negra uno de mis géneros favoritos hay autores de cabecera que no pueden faltar en mi estantería: los grandes maestros. Por supuesto no los he leído todos. Pero procuro añadir alguno cada año y de vez en cuando releo otros. Uno de ellos es el gran Raymond Chandler, padre del detective privado Philip Marlowe. Irónico, cínico, con una prosa cargada de excelentes diálogos y buenísimas descripciones, limpias y concisas, y unas historias con un poso de moralidad y crítica social, es uno de mis favoritos, del que tantos escritores han bebido después.
El sueño eterno es la primera novela que protagoniza Marlowe, personaje que nació en la revista pulp Black Mask en la que Chandler comenzó a escribir. A ésta le sigue Adiós, muñeca, de la que hoy os traigo mi reseña.



Sinopsis:

Considerada por algunos críticos como la mejor novela de Raymond Chandler (1888-1959), la indagación en la corrupción que supone Adiós, muñeca (1940) supuso un paso más para el autor en su personal interpretación de las convenciones del género negro. Si en El sueño eterno era un caso de chantaje el que servía de urdimbre para la acción de Philip Marlowe, en Adiós, muñeca será la búsqueda que emprende, tras salir de la cárcel, de su «pequeña Velma» el singular gigante Moose Malloy («Incluso en Central Avenue, que no es la calle más discreta del mundo en materia de vestimenta, pasaba tan inadvertido como una tarántula en un trozo de bizcocho») la que desencadene un siniestro recorrido que desenmascara los resortes del poder en una ciudad en la que «las leyes se hacen para los que pagan».


Mi lectura:

Adiós, muñeca segunda novela de Raymond Chandler, protagonizada por Philip Marlowe, es, en su estructura y características, parecida a la anterior, El sueño eterno, pero, en mi opinión la supera.

En ella Moose Malloy se cruza en el camino de nuestro detective. "Era un hombre grande, aunque no medía más allá de un metro noventa y cinco ni era mucho más ancho que un camión de cerveza." Acaba de salir de la cárcel y acude a Florian's en busca de su "pequeña Velma", una cantante de cabaret pelirroja y atractiva. Pero han pasado ocho años, ha perdido el contacto, su prometida ya no trabaja allí y sus pesquisas en el bar terminan con un muerto.
Mientras ayuda al incompetente policía al frente de la investigación a encontrar a Malloy a Marlowe lo contratan para acompañar a un hombre en una entrega de dinero. Lo que en principio parecía una manera fácil de ganarse unos dólares se complica con otro asesinato en el que se mezclan robo de joyas, chantaje y la inevitable rubia fatal. Ambas tramas avanzan paralelas hasta encontrarse.

En sus novelas Chandler nos hace un pesimista retrato de época de la sociedad norteamericana en general, y de la ciudad de Los Ángeles en particular, en la que pocos salen bien parados. Racismo, corrupción, ámbición sin límites éticos, alta criminalidad y decadencia moral son algunas de las "virtudes" de las que hacen gala sus personajes. Y en este escenario, como faro en medio de una tormenta, el detective Philip Marlowe, incorruptible, cínico, inteligente, ácido, genial.
Si El sueño eterno me gustó, Adiós, muñeca es aún mejor. En cada página hay una descripción brillante o un diálogo magistral que subrayar, todo regado de metáforas ingeniosas y observaciones mordaces y concisas.

En muchas de mis reseñas destaco lo que más me ha gustado de la lectura. Con Chandler me es imposible destacar un rasgo sobre otro. ¿Sus descripciones, la ambientación, los personajes, los diálogos, el ritmo? Todo es bueno en él y sumado da como resultado una gran novela negra que os hará disfrutar con su lectura o, como es mi caso, con cada relectura.

"La casa misma no era para tanto. Más pequeña que el palacio de Buckingham, más bien gris tratándose de California y, probablemente, con menos ventanas que el edificio Chrysler."

"-Una chica simpática, pero no es mi tipo.
-¿No le gustan simpáticas?
-Me gustan las chicas atractivas y lustrosas, duras y muy pecadoras."

"-No he hecho ninguna observación -dijo.
-Las observaciones quieren que usted las haga -dije yo-. Están con la lengua fuera esperando a ser dichas."

Así que, si os gusta el género, os recomiendo ir a la fuente de la que tantos escritores han bebido y leer al maestro de maestros (y maestrillos), al genial Raymond Chandler.


Ficha técnica:

Adiós, muñeca
Raymond Chadler
Alianza Editorial
296 páginas
Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788420672335


5 comentarios:

  1. Uno de mis eternos pendientes: lo leeré fijo. 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo que leer, algún día...ays
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gustó más que el anterior. Marlowe es mucho Marlowe.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Parece interesante me dan ganas de leerlo, me gusta tu blog, me quedo por aquí! Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me gustaría compartir con vosotras mi última lectura El club de los suicidas, trata sobre una chica estudiante de psicología que vive una historia de amor preciosa en medio de un caos provocado por una secta de la que forman parte su mejor amiga y el chico del que se enamora.
    Es de una autora joven y desconocida J. Castro Tamargo. A ver que os parece. Yo le di la oportunidad y la verdad que me entusiasmó, no puede parar de leer hasta terminarlo.

    Ya me diréis que os parece.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar