viernes, 3 de mayo de 2013

El crimen del cine Oriente, Javier Tomeo


Al apuntarme al reto Negro y Criminal del blog Cruce de caminos sabía que lo iba a pasar bien. Me encanta la novela negra, desde siempre. Si ya de pequeña mis dibujos animados preferidos eran Scooby-Doo y sus misteriosos casos...
Sin embargo no es el único género que me gusta y lo tenía un poco apartado. Cuando nació mi hija dejé de lado la lectura por falta de tiempo y concentración y cuando creció un poquito elegía lecturas ligeras, que no me exigiesen mucho. Por fin, con más tiempo libre tuvimos al segundo peque y vuelta a empezar. Por éso, ahora que los dos me dejan ratitos libres y sobre todo voy recuperando las noches, he retomado con más ganas si cabe mi afición por la lectura. Me da la impresión de que tengo mucho trabajo atrasado y millones de libros por leer. Pero supongo que éso nos pasa a todas, nunca podremos leer todo lo que quisiéramos.
Y por éso he afrontado el reto con tantas ganas, en el que voy intercalando novedades con algunos de los clásicos del género. Éste es el caso de El crimen del cine Oriente de Javier Tomeo.


Javier Tomeo

Aragonés, estudió derecho y criminología en la Universidad de Barcelona.
En los años cincuenta escribió literatura popular bajo el pseudónimo «Frantz Keller» para la Editorial Bruguera: algunas novelas del oeste, de terror e incluso una Historia de la esclavitud, así como otras obras con pseudónimos anglosajonizados. En 1963 editó, junto a Juan María Estadella, La brujería y la superstición en Cataluña. En 1967 publicó su primera novela «seria». Obtuvo en 1971 el premio de novela corta Ciudad de Barbastro, por El Unicornio. En la década de los setenta aparecieron otros títulos como El castillo de la carta cifrada. En los años ochenta dejó algunas novelas como Diálogo en re mayor y Amado monstruo, y su universo literario creció en los noventa con la publicación de numerosos libros: El gallitigre (1990), El crimen del cine Oriente (1995), Los misterios de la ópera (1997), Napoleón VII (1999) o Cuentos perversos (2002), entre otros.


El crimen del cine Oriente





Reseña del editor:

Una prostituta, harta de los malos tratos de su chulo, le abandona y conoce al acomodador de un cine, un hombre siniestro cuyo placer laboral consiste en controlar con una linterna a las parejas que se manosean en las últimas filas. Durante una semana, ambos personajes mantienen una peculiar relación que desembocará en tragedia.
Ambientada en una capital de provincias, en los años cincuenta, ésta es una novela singular en la trayectoria de Javier Tomeo, que logra reflejar las inquietantes facetas que hacen de la vida cotidiana un enigma más cifrado aún que los sueños.


Mi lectura:

"Recuerdo que estaba lloviendo a mares y que entré en aquel cine porque no tenía otro sitio donde meterme. Era domingo, habían dado las diez de la noche y hacía bastante rato que había empezado la película. Me senté en la última fila y lo primero que hice fue quitarme los zapatos, que se me habían puesto perdidos de barro."

Así comienza Javier Tomeo su novela, escrita en 1995 y que inicialmente no iba a ser novela sino un guión de cine encargado por el director Pedro Costa quien le había pedido llevar a la pantalla el asesinato realmente ocurrido en el cine Oriente de Valencia. Pero de ese proyecto nació este libro que posteriormente se adaptó y se convirtió en una película con el mismo nombre.
Sabemos pues, de inicio, que la historia está basada en hechos reales: una mujer mató involuntariamente a su novio, descuartizó su cuerpo y colocó la cabeza detrás de la pantalla del cine, en una caja de galletas. Depiló las piernas y pintó las uñas de los pies del muerto para despistar a la policía.

Sin embargo esta parte, la de cómo se deshace del cuerpo pero aún así es detenida, no es la que le interesa al escritor. Javier Tomeo se centra en los hechos anteriores al crimen y sitúa a los dos protagonistas en la semana anterior comenzando la novela en el momento en el que se conocen.

María es una mujer en la cuarentena. Trabajaba en un prostíbulo pero tras una discusión con su novio/chulo en la que además él la golpea decide dejarle pero no tiene adonde ir así que entra en un cine. Al terminar la película el acomodador le recrimina que tiene que marcharse pero tras conocer la situación de María y de gustarle lo que ve le ofrece quedarse a vivir allí, en la vivienda que tiene encima del cine.
Y así tenemos a dos seres extraños y marginales viviendo juntos sin conocerse, entre los que no hay comunicación y se dan diálogos absurdos cargados de tensión y violencia.

Por un lado María, la que nos cuenta la historia, o su versión de la historia, una prostituta de buen ver que no ha tenido una vida fácil y que acepta la violencia física o verbal ejercida sobre ella.
Por otro Juan, el acomodador, un hombre separado con escaso atractivo físico. Es alcohólico, delgado, cojea, está casi calvo y una de sus aficiones es espiar e interrumpir actos sexuales en la oscuridad del cine.

Con un estilo sobrio y minimalista, con frases cortas pero certeras, Javier Tomeo nos ofrece otra versión de la novela negra en la que a veces parece parodiar este género. Si lo más característico del género es un detective varón y muy masculino y un papel secundario de las mujeres en El crimen del cine Oriente no sólo no aparece ninguno sino que la acción transcurre antes de llegar a la investigación, termina con el crimen, y la historia está contada con voz de mujer, la de María. Además Juan está en las antípodas de un hombre masculino y viril. Sí están presentes un lenguaje duro, unos personajes solitarios y perdedores y un ambiente de degradación pero entre los dos únicos protagonistas. La investigación y la justicia quedan fuera de la novela. Nos deja a nosotros, los lectores, ser los jueces.

"Mi última oportunidad, sin embargo, fue imitar a la tía de la película, es decir, partir en trozos al hombre que hubiera podido cambiar mi vida. En cierto modo, no me dieron a elegir otra cosa." concluye María y concluye la novela.

Para mí un clásico que nos da otra visión de la novela negra.



xxxxx Buena lectura

5 comentarios:

  1. Lo leí hace varios años y me gusto bastante. Las descripciones de los personajes sobre todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No conocía este libro. Y por lo que cuentas, me has dejado con ganas, que se ve muy buen libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No conocía el libro ni la película, aunque por lo que dices, apetece darle una oportunidad. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Lenguaje soez y ordinario , que me hizo abandonar el libro a las pocas páginas de empezar.

    ResponderEliminar
  5. Una de las mejores novelas de ese aragonés universal, uno de los mejores escritores de narrativa castellana, del que tuve el privilegio de ser su amigo, a la altura de Kafka o Beckett. En respuesta al "Anónimo", que se queda tan ancho diciendo "Lenguaje soez y ordinario"...sigue leyendo libros de Alessandro Baricco, campeón/ona.

    ResponderEliminar